GLBTQ Legal Advocates & Defenders (GLAD) anunció hoy una resolución final en el caso Barrett contra la Academia Fontbonne, en el que una escuela secundaria católica para niñas en Milton, MA, rescindió una oferta de empleo como gerente de servicios de alimentos para Matt Barrett, un hombre gay, al enterarse de que Matt estaba casado con un hombre.

El acuerdo se produce tras un fallo, el primero de su tipo, del Tribunal Superior de Massachusetts en diciembre de 2015. El tribunal determinó que Fontbonne discriminó a Barrett por motivos de orientación sexual y sexo, en violación directa de las leyes de no discriminación de Massachusetts, y rechazó Las reclamaciones de Fontbonne de una exención basada en sus creencias religiosas. Esa decisión se puede leer aquí.

Como Fontbonne optó por no apelar el fallo, las partes llegaron a un acuerdo sobre los daños y perjuicios que se pagarán a Barrett, cuyo monto es confidencial según los términos del acuerdo.

"Estoy muy feliz, no sólo por mí, sino por cualquiera que alguna vez pueda ser despedido de su trabajo simplemente por ser quiénes son", dijo Barrett. "La humillación que pasé no debería ser experimentada por nadie más".

"Las leyes contra la discriminación son de vital importancia para nuestra sociedad civil", dijo Bennett Klein, abogado principal de GLAD. "Esperamos que las consecuencias de la conducta discriminatoria de Fontbonne no sólo envíen un mensaje contundente a las instituciones religiosas sobre sus obligaciones legales, sino que también las impulsen a tratar a las personas LGBT con el respeto y la dignidad que todos merecen".

Al rechazar los reclamos constitucionales de Fontbonne que afirman los derechos de libre ejercicio de la religión y de asociación expresiva, el juez asociado Douglas H. Wilkins escribió: "El estado tiene un interés apremiante en prohibir la discriminación contra personas históricamente desfavorecidas", citando casos de la Corte Suprema de los EE. UU. que abordan la raza y discriminación sexual. Y continuó: "Ese interés rara vez es más fuerte que en el contexto del empleo..."

Barrett nació y creció en una familia católica. Ha trabajado en la industria de servicios alimentarios durante 20 años y vive en Dorchester con su marido Ed Suplee.

Además de Klein, Barrett está representado por el abogado de GLAD, Gary Buseck, y el fundador de GLAD, John Ward.